BOICAC 113, marzo 2018: Consulta 7.

Sobre el tratamiento contable de una operación de compra de elementos de inmovilizado para la renovación (recuperar la capacidad productiva al momento inicial). El acuerdo implica entregar como parte del 88% del precio elementos de inmovilizado totalmente amortizados propiedad de la consultante y el resto en dinero.

ETIQUETAS: “subvención”, “suelo”, “inmovilizado”, “inversiones inmobiliarias”, “existencias”, “amortización”, “NRV 4 PGC2007”, “NRV 8.1 PGC2007” “NRV 18.2 PGC2007”, “RICAC 01/03/2013”, “alquiler con opción de compra”, “arrendamiento financiero”.

La sociedad adquiere dos parcelas de terreno urbano, una para la promoción inmobiliaria de viviendas para la venta a menores de 35 años, y la otra parcela para alquiler con opción de compra para gente joven. La financiación para la adquisición de estas dos parcelas fue una subvención recibida del Ayuntamiento.

El ingreso reconocido directamente en el patrimonio neto por la subvención se debe transferir  a la cuenta de PyG, en función de la finalidad de la ayuda.

La parcela destinada a la actividad de promoción de viviendas para vender tiene la consideración contable de “Existencias” (destinadas a la enajenación en el curso ordinario de las operaciones de la empresa). Por tanto, la transferencia al resultado del ejercicio de la subvención que financia dichas parcelas se realiza a medida que se enajenen las viviendas, en función del coste del terreno atribuido a cada vivienda, o cuando se realice una corrección valorativa por deterioro.

En cuanto a la parcela destinada a viviendas para alquilar con opción de compra, el ICAC establece:

> Si estamos ante un arrendamiento financiero, porque se transfieren sustancialmente todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad (no hay dudas razonables de que se va ejercitar la opción de compra), se reconoce el crédito por el valor actual de los pagos mínimos a recibir por arrendamiento más el valor residual del activo, y se reconocerá también una venta de existencias. En este caso, la subvención debe registrarse como lo indicado para la parcela que es objeto de venta.

> Si no se transfieren sustancialmente los riesgos y beneficios de la propiedad, se debe contabilizar las viviendas como “Inversiones Inmobiliarias”, y la subvención se imputará a la cuenta de PyG en proporción a las amortizaciones o, en su caso, cuando se produzca su enajenación, corrección valorativa por deterioro o baja del balance. El ICAC también aclara en relación a la amortización de estas inversiones inmobiliarias que la base de amortización es el coste de producción menos el valor residual, y en este caso, el valor residual de la inversión inmobiliaria es muy próximo a su precio de adquisición, por tanto, cabría concluir que la base de amortización es muy pequeña y la cuota de amortización insignificante.

BOICAC 113, marzo 2018: Consulta 8.

Compra de elementos de inmovilizado para la renovación (recuperar la capacidad productiva al momento inicial). El acuerdo implica entregar como parte del precio (88%) elementos de inmovilizado totalmente amortizados propiedad de la consultante y el resto en dinero (12%).

ETIQUETAS: “inmovilizado”, “permuta con pago parcial en dinero”, “renovación inmovilizado material”, “inmovilizado totalmente amortizado”, “arrendamiento operativo”. NRV 2 PGC2007”, “NRV 8 PGC2007”, “RICAC 01/03/2013”, “BOICAC 106, consulta 6”, “arrendamiento implícito en una operación de compraventa” “amortización”, “NRV 4 PGC2007”, “NRV 8.1 PGC2007” “NRV 18.2 PGC2007”, “RICAC 01/03/2013”, “alquiler con opción de compra”, “arrendamiento financiero”.

Por disposición de la RICAC 01/03/2013, norma tercera, apartado 2.3., cabría presumir que estamos ante una permuta comercial, reconociendo el bien recibido por el valor razonable del entregado más la contrapartida monetaria, salvo mejor evidencia del valor razonable del activo recibido y con el límite de este último.

No obstante, el ICAC haciendo un análisis de la realidad económica del acuerdo, no le parece correcto tener inmovilizados totalmente amortizados cuando el proveedor los valora casi al 90% de los inmovilizados nuevos adquiridos, siendo un indicio de que las máquinas entregadas no han agotado su capacidad productiva. Además, la permuta si es calificada como comercial genera un resultado que no parece acorde con una operación que pretende renovar la capacidad productiva del inmovilizado a su estado inicial. 

En cuanto a la posibilidad de calificar la operación como permuta no comercial, que no da lugar a contabilizar resultado alguno por la permuta, aunque existen flujos de caja similares de la nueva maquinaria con respecto a los de la maquinaria vieja, y además todas las máquinas de la misma naturaleza y uso, al ICAC no le parece correcto porque el activo recibido se valoraría por el entregado (0,00 euros) más la contrapartida monetaria, lo que llevaría a que el uso de las nuevas máquinas no tendría casi reflejo en el gasto por amortización.

Para el ICAC el fondo económico de la operación parece una cesión del control del derecho de uso sobre la maquinaria por un periodo de tiempo inferior a su vida económica a cambio de un precio (diferencia contraprestación acordada por las máquinas en el momento inicial menos valor residual garantizado por el proveedor). Por tanto, la calificación contable sería de un “arrendamiento operativo” de acuerdo con la NRV 8 PGC2007 y al que resultaría aplicable los criterios de la consulta 6 del BOICAC 106, junio 2016, sobre acuerdos de arrendamiento implícito en una operación de compraventa cuando el adquirente dispone de opción de venta al proveedor cuando finaliza un determinado periodo de uso.

BOICAC 113, marzo 2018: Consulta 9.

Interpretación de la NRV 9 PGC2007, apartado 2.8, dividendos recibidos de activos financieros cuando se realizan inversiones sucesivas.

ETIQUETAS: “dividendos”, “inversiones financieras sucesivas”, “NRV 9 PGC2007”, “beneficios generados participada”, “recuperación inversión”, “ingreso por dividendos”.

El apartado 2.8 de la NRV 9 PGC2007 señala que los dividendos distribuidos que procedan inequívocamente de resultados generados con anterioridad a la fecha de adquisición, porque se hayan distribuido importes superiores a los beneficios generados por la participada desde la adquisición, no se reconocerán como ingresos, y minorarán el valor contable de la inversión.

Con carácter general, todo reparto de reservas que reduzca los fondos propios de la sociedad participada hasta un importe equivalente al precio de adquisición de la inversión financiera, minorado en el importe de las plusvalías adquiridas, debe reconocerse como un ingreso en la cuenta de PyG.

Ingreso en la cuenta 760 (como máximo) = (Fondos propios) x % participación - (precio de adquisición - plusvalías adquiridas).

Las plusvalías adquiridas serían las plusvalías tácitas que no están contabilizadas (expectativas futuras, valores razonables de los elementos patrimoniales contabilizados a valor histórico…).

En el caso de inversiones financieras adquiridas en momentos distintos (inversiones sucesivas), el resultado de multiplicar los resultados acumulados de la participada por el porcentaje de participación en el capital se contabilizan como ingreso, cuando el porcentaje se modifica por realizarse una inversión sucesiva, la renta devengada a partir de esa inversión se multiplica por el nuevo porcentaje de participación.

En la consulta se pone un ejemplo de una sociedad A que participa en el 50% del capital social de la sociedad B desde la constitución de esta última. El precio adquisición sería el 50% s/ capital social, suponiendo que el capital de 100 u.m. => precio adquisición de la inversión inicial = 50 u.m.

Con posterioridad (una vez han transcurrido varios ejercicios), la sociedad A adquiere el otro 50%, por ejemplo por 260 u.m. (supongamos beneficios no distribuidos de 400 euros, por lo que el patrimonio neto está en 500 u.m.). Se han pagado 10 euros por plusvalías adquiridas.

La inversión total de A en B es de 310,00 euros. En opinión del ICAC, esas 300 u.m. (precio de adquisición - plusvalía adquirida) es el límite de fondos propios de B por debajo del cual un reparto de dividendos con cargo a reservas dejaría de contabilizarse como ingreso en A. Es decir, que si B reparte los 400 euros de beneficios no distribuidos, la sociedad A registrará como ingreso por dividendos hasta 200 u.m., dado que todo reparto adicional de reservas de B reduciría el patrimonio neto de ésta por debajo de 300 u.m.