Funciones de un Agente de Hacienda.

Tradicionalmente las funciones de los Agentes de la Hacienda Pública han sido en el exterior de las oficinas públicas realizando un trabajo de investigación, de localización y comprobación en la calle, en particular, para descubrir bienes, servicios o hechos imponibles ocultos. Por ejemplo se realizaban las notificaciones o, en el caso de los Agentes que trabajan en la Unidad de Módulos, visitar a contribuyentes en los locales comerciales donde se ejercen o no su actividad económica. Actualmente, salir a notificar es bastante residual, se hace un poco en Inspección, con más frecuencia actualmente, se realizan funciones administrativas dentro las oficinas públicas con expedientes.

Las funciones dependen del área funcional en el que desempeñan sus tareas. Hay tres áreas: Inspección, Recaudación y Gestión:

En Inspección, se realizan tareas preparatorias y de verificación material de hechos y circunstancias con relevancia tributaria. La mayor parte son tareas de apoyo administrativo, sumar facturas, escanear documentación, etc. También pueden participar en las actuaciones fuera de las oficinas dando apoyo a los actuarios.

En Recaudación, se atiende al público en mostrador, se hace seguimiento y mantenimiento de expedientes de deudores, realización de diligencias de embargo (cuentas bancarias, vehículos, inmuebles, etc.), aplazamientos y fraccionamientos de pago, y actuaciones dentro de las unidades de subastas.

En Gestión, se atiende al público en mostrador y se depuran discrepancias en autoliquidaciones de IRPF, IVA e IS para saber si se hace una comprobación limitada o no.

El trabajo rutinario es básicamente el mismo para Agentes, Técnicos e Inspectores, resolver expedientes, el reparto entre ellos se hace en función de la dificultad técnica y la capacidad del empleado público. La principal diferencia está en que los auxiliares administrativos y los Agentes hacen turnos para atender el mostrador, los Técnicos atienden mucho menos en mostrador, solo cuando hay alguna pregunta demasiado técnica.